esto piden los repartidores de apps

Derechos laborales: los olvidados de las apps

Una de las principales peticiones es que los repartidores dejen de ser considerados “socios” y sean reconocidos como “trabajadores”. Este cambio garantizaría un seguro de salud, beneficios legales y un salario base.

Si bien en noviembre del año pasado senadores del PRD, Morena y Movimiento Ciudadano se comprometieron a trabajar dentro de un marco legal, no ha habido avances en cuanto a los derechos laborales de los repartidores.

“No es una simple mochila. Son esperanzas, sueños, ilusiones y una familia que nos espera”, dice Ángel. Una de las principales preocupaciones es que los conductores no cuentan con un seguro completo y accesible que los cubra en caso de accidente o siniestro.

en la plataforma DidiComida , todas las entregas tienen una cobertura que está activa desde el momento en que el Socio Repartidor acepta un pedido a través de la aplicación y hasta 45 minutos después de la entrega. Cubre la responsabilidad civil por daños a terceros, accidentes personales o asistencia jurídica.

En el caso de Uber come todos los socios tienen cobertura Axa mientras estén realizando el pedido y cubre “responsabilidad civil por daños a terceros” y “accidentes personales”.

Pero Ángel menciona que los trámites para utilizar estos seguros son sumamente complicados y “dependen mucho del asesor que te toque” para que los apliquen. Además, no cubren daños a la bicicleta o motocicleta. Por otro lado, en algunas de las plataformas tampoco aplican si el repartidor no está haciendo un pedido, lo cual es frecuente mientras espera o viene a entregar uno.

Estos seguros tampoco ofrecen los beneficios a los que podrían acceder si fueran parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), como ahorro para el retiro, acceso a guarderías o pensiones.

Aunque el IMSS ofrece la opción de contratar un seguro como trabajador independiente e incluso una especial para conductores y distribuidores de plataformas digitales , sigue siendo una opción inaccesible. Para obtenerlo se requiere un ingreso mínimo mensual de 6.000 pesos y, en este caso, el costo mensual sería de 1.609 pesos. Suma impagable para los concesionarios.

Violencia y acoso para los distribuidores de aplicaciones

Ni Una Repartidora Menos nació dos años después de Ni Un Repartidor Menos y fue fundada por Paola Ángel a raíz de los problemas de género que sufrían las mujeres distribuidoras de apps. “Estamos trabajando. Somos amables y respetuosos, no coquetos. Y eso es algo que la gente a veces no entiende”, menciona.

Ángel comparte que los ataques que sufren los usuarios van desde recibir fotografías íntimas no deseadas (“packs”) hasta mensajes intimidantes como “Necesito que seas mujer, si no no me delates”.

Aunque no tienen estadísticas sobre las agresiones, los repartidores elaboraron un mapa con las incidencias que han sufrido las repartidoras, que comparten entre ellas para prevenir situaciones de riesgo.

Mapa Repas Violencia

Rojo: agresiones; Amarillo: intento de asalto; Púrpura: acoso/violación; Verde: fraude


Similar Posts

Leave a Reply